Nuestra historia

La marisquería de La Sirena Verde nació en el año 1969 en la madrileña calle del Carmen de mano de varios socios procedentes de Valladolid, Galicia y Madrid que se unieron con la intención de introducir el mejor marisco gallego y la cocina mediterránea en Madrid.

Desde su apertura, La Sirena Verde ha tenido una gran aceptación entre madrileños y turistas, de España y de fuera de nuestras fronteras, que vienen acudiendo al restaurante durante generaciones con la intención de disfrutar de las exquisitas elaboraciones mediterráneas y el marisco, ofertados a la mejor relación calidad precio.

La Sirena Verde en Gran Vía

Fue en el año 1982, año que se celebró la Copa Mundial de Fútbol de España, cuando La Sirena Verde hizo su traslado definitivo a la que hoy sigue siendo su ubicación, la emblemática calle de Gran Vía, 62 de Madrid.

En esa época también, llevados por su espíritu de innovación, la mejora constante y la dedicación al cliente, los dueños de La Sirena Verde introdujeron el Show Cooking y la parrilla de marisco, mostrando así con total transparencia la calidad de sus productos y la excelencia de sus elaboraciones.

Por La Sirena Verde han pasado y pasan célebres personajes de la Cultura, la Política, las Artes y el Espectáculo, han pasado y pasan también generaciones de extranjeros y de madrileños, porque La Sirena Verde, con Mario Gallardo y Rosa García al frente, es el lugar de todos y para todos los amantes de la buena cocina y el buen ambiente, en pleno Broadway Madrileño, en la Gran Vía.

Cuando el mito se hizo restaurante

Fue una noche de San Juan cuando aquel SER de intensos y profundos ojos verdes – como las aguas del profundo mar de Finisterre donde habitaba – se convirtió en mujer tras alumbrar a un hijo en la Atlántica Isla de Sálvora.

Cuentan que cientos de años después, vieron a la que antaño fue sirena, paseando por la Gran Vía de Madrid.

Nuestro Espacio

El restaurante de La Sirena Verde dispone de dos plantas completamente integradas con una capacidad total de hasta 220 personas.

Ambas plantas tienen una decoración integrada con un ambiente moderno y fresco para disfrutar de los mejores mariscos de Madrid.

La primera planta dispone de una amplio espacio de barra y mesas, mientras que en la segunda disponemos de varios salones desde lo que contemplar en un mirador la emblemática calle madrileña de la Gran Vía.

Además de esto, disponemos de una terraza en plena Gran Vía de la que podrá disfrutar durante todo el año.

galería

RESTAURANTE

especialidades